Anabautismo y menonismo

Reunión clandestina de anabautistas en un bote (1569).

A comienzos del siglo XVI surgieron varios movimientos reformistas en Europa. Lutero, Calvino y Zwinglio son los líderes más conocidos, quienes crearon iglesias estatales separadas de la Iglesia Católica Romana. De ellos descienden las iglesias protestantes históricas (luterana, reformada, presbiteriana y anglicana).

Pero al mismo tiempo había un movimiento que fue conocido como la reforma radical, porque buscó volver a las raíces del cristianismo, formando comunidades de discípulos de Cristo en lugar de una iglesia institucionalizada y estatal. Este grupo no reconoció el bautismo de recién nacidos practicado por católicos y protestantes y que en ese tiempo tenía un carácter político, pues lo realizaba la iglesia oficial del Estado. Ellos rescataron el bautismo de adultos practicado por el cristianismo primitivo. En consecuencia, los demás los llamaron burlonamente ana-bautistas (esto es, “re-bautizadores”, pues ya habían sido bautizados de niños).

Aunque inicialmente hubo movimientos anabautistas que tomaron las armas, sólo perduraron los grupos pacifistas. No servían en ningún ejército, pues se tomaban muy en serio el llamado de Jesús a amar a los enemigos y, además, consideraban que la obediencia ciega al Estado era idolatría. Una actitud tan rebelde fue castigada con persecuciones sangrientas por parte de católicos y protestantes.

Menno Simons

Mucha agua ha pasado bajo el puente. A estas alturas, muchas de las iglesias evangélicas surgidas por divisiones de las protestantes históricas han incorporado elementos de los anabautistas, tales como una estructura más centrada en la comunidad que en la jerarquía y, por supuesto, la práctica del bautismo de adultos. El pacifismo también se ha difundido, aunque no lo suficiente.

La separación entre iglesia y estado, idea revolucionaria introducida por los anabautistas hace cinco siglos, es hoy aceptada casi universalmente, aunque, por desgracia, mezclar política y religión sigue demostrando ser un método efectivo para manipular las consciencias e imponer ideas religiosas usando la fuerza de la ley.

Los anabautistas se han diversificado enormemente desde sus orígenes. Algunos grupos famosos son los amish, que preservan un estilo de vida de siglos pasados, los huteritas, que practican la comunidad de bienes, y los cuáqueros (quakers), que fueron los primeros en oponerse a la esclavitud en Estados Unidos y recibieron el Premio Nóbel de la Paz en 1947. Gran parte de los anabautistas actuales han tomado el nombre de menonitas, es decir, seguidores de Menno Simons, un sacerdote católico holandés que se incorporó al movimiento de reforma radical en 1536 y que, con su hábil liderazgo pastoral, le dio un impulso decisivo en los tiempos más difíciles.

Actualmente, pueden encontrarse iglesias anabautistas en todos los continentes, surgidas en las culturas más diversas. En 1925 se fundó el Congreso Mundial Menonita (CMM), organización que promueve los lazos fraternos entre estas iglesias. Sólo en el Congo existen cerca de 1.500 congregaciones afiliadas al CMM. En julio de 2009, unos 3 mil anabautistas de todo el mundo acudieron a la XV Asamblea Mundial del CMM realizada en Paraguay y pudieron escuchar las diversas ponencias con traducción simultánea en español, inglés, alemán, francés y en lenguas guaraní, nivaclé y enlhit. En julio de 2015, más de 7 mil anabautistas se reunieron en la XVI Asamblea Mundial en Harrisburg, Pensilvania. Estas dos últimas asambleas han contado con la presencia de representantes de nuestra pequeña congregación Puerta del Rebaño, además de la pintura “Caminando con Jesús” de nuestra artista Lucy Riquelme, que fue expuesta en la Juried Art Exhibition de la XVI Asamblea.

Charlas sobre el anabautismo (audio)

Más información en www.menonitas.org:

Acerca de los menonitas

Textos menonitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *