En el extranjero

Organizaciones religiosas se oponen al TLC con Colombia

Publicado originalmente en Washington Memo, 21 de abril de 2011.
Traducido y adaptado por Felipe Elgueta Frontier, www.puertachile.cl

El Comité Central Menonita, junto con otras organizaciones religiosas, firmó recientemente una declaración de rechazo al Tratado de Libre Comercio entre EEUU y Colombia.

Mientras era candidato a la presidencia en 2008, Barack Obama dijo que se opondría al Tratado de Libre Comercio (TLC) entre EEUU y Colombia a menos que hubiera una mejora en la situación de derechos humanos en el país sudamericano. Tres años después, Colombia sigue enfrentando niveles sumamente preocupantes de violencia, desplazamientos forzados y pobreza. Pese a ello, el gobierno del presidente Obama anunció recientemente que está listo para despachar el TLC con Colombia para su aprobación en el Congreso. Se alcanzó un nuevo acuerdo con el gobierno colombiano para introducir algunas mejoras en las condiciones laborales, pero este plan es insuficiente y no aborda las cuestiones más generales de derechos humanos.

El Comité Central Menonita y demás miembros del Grupo Interreligioso de Trabajo sobre Comercio e Inversión de EEUU declaran que, “como representantes de instituciones religiosas y organizaciones de inspiración religiosa con abundantes conexiones a nivel global, tenemos una profunda preocupación por la situación actual de Colombia. Las condiciones de inestabilidad, desigualdad, impunidad, violencia y pobreza son sumamente inquietantes. Colombia se halla en medio de una espantosa crisis humanitaria. Además, estos problemas probablemente se exacerbarán con este tratado de libre comercio”.

También denuncian que los sindicalistas y trabajadores de derechos humanos en Colombia se encuentran bajo constante amenaza. “Entre 2005 y 2009, en Colombia fueron asesinados más sindicalistas que en todos los demás países combinados. Sólo entre junio y octubre de 2010, fueron asesinados 33 defensores de los derechos humanos. La impunidad es generalizada y los procedimientos judiciales se realizan con sumo retraso tras la comisión de asesinatos y amenazas”.

Además, Colombia tiene más desplazados que cualquier otro país. “Los cinco millones de desplazados internos representan la mayor crisis de desplazamiento forzado en el mundo. Esta situación sólo se exacerbará con el TLC, el cual probablemente acelerará la expropiación de tierras en beneficio de los cultivos agrícolas de exportación. […] La situación de los desplazados en Colombia se ve agravada por las violentas e ilegales usurpaciones de tierra cometidas por los grupos paramilitares y guerrilleros, quienes se benefician de la venta de estas tierras a compañías inescrupulosas. El TLC exacerbará esta crisis al fomentar la minería y otros proyectos industriales extractivos que expulsarán a las comunidades de sus tierras”.

Las disposiciones agrícolas del TLC socavarán los medios de sustento de los pequeños agricultores, llevando a más gente a la pobreza y profundizando la inestabilidad que nutre al violento conflicto que asola Colombia. “La experiencia de México bajo el NAFTA ha demostrado el impacto de disposiciones agrícolas que llevan a una reducción en los ingresos de los ya empobrecidos campesinos. Se prevé que los pequeños agricultores perderán en promedio el 16% de sus ingresos como resultado del TLC”.

Los firmantes concluyen su declaración afirmando que, “como gente de fe, tenemos el firme convencimiento de que los tratados de comercio e inversión internacional deben promover el bien común y deben ser evaluados a la luz de su impacto sobre aquellos que son más vulnerables. Este tratado, tal como está formulado, aumentará la pobreza y la inestabilidad que constituyen la base del violento conflicto en Colombia. Por estas razones, instamos al presidente a no despachar el tratado al Congreso. Y si lo hace, el Congreso debería rechazarlo”.

Una colombiana alimenta a su hijo en un campamento improvisado en un parque de Bogotá.

Colombiana alimenta a su hijo en un campamento improvisado en un parque de Bogotá por una población desplazada de sus hogares. Foto: InfosurHoy

La declaración fue firmada por los siguientes miembros del Interfaith Working Group on Trade and Investment (Grupo Interreligioso de Trabajo sobre Comercio e Inversión):

American Jewish World Service
Center of Concern
Church World Service
Columban Center for Advocacy and Outreach
Conference of Major Superiors of Men
Maryknoll Office for Global Concerns
Medical Mission Sisters – Alliance for Justice
Mennonite Central Committee, U.S. Washington Office
Missionary Oblates of Mary Immaculate, Justice Peace and Integrity of Creation Office
Network: A National Catholic Social Justice Lobby
Presbyterian Church (EEUU), Office of Public Witness
Sisters of Mercy of the Americas, Institute Justice Team
United Church of Christ, Justice and Witness Ministries
United Methodist Church, General Board of Church and Society
Witness for Peace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *