En Chile

De Copiulemu al mundo

Una habitante de Copiulemu, un pueblo cerca de Concepción, bordó la imagen que acompaña el material para el Día Mundial de Oración 2011 como tapiz. En colores luminosos unió las imágenes para el tema “¿Cuántos panes tienen?” con la vida chilena. La escena del centro muestra la alimentación de los cinco mil.

Durante semanas Norma Ulloa estuvo bordando la tela. En su casita cerca de Concepción, ella hacía puntada tras puntada en actitud de meditación. Cuando dibujó las primeras líneas con el lápiz sobre una vieja bolsa de harina, no se imaginaba que un día se miraría su trabajo en todo el mundo. “Estaba en el hospital y enferma cuando me enteré de que mi bordado fue elegido para carátula del Día Mundial de Oración”, dijo ella seis meses antes de su muerte. Hacía 30 años que pertenecía al grupo de mujeres “Bordadoras de Copiulemu”. Cuando la tierra se sacudió en febrero de 2010, esta modesta artesana se estremeció también profundamente y falleció pocas semanas más tarde por una falla del corazón. Tenía 77 años.

Norma Ulloa

Norma Ulloa

Norma Ulloa prefería motivos bíblicos, mientras otras compañeras del grupo se dedican las escenas de la vida rural. Cada cual tiene su estilo. A estas alturas, incluso sus hijos/hijas y nietas aprendieron a bordar y siguen con la tradición. Las bordadoras de Copiulemu tienen una preferencia especial por la flor nacional chilena, el copihue, con su rojo brillante, al que el pueblo Copiulemu le debe su nombre.

A comienzos de los años 70, Norma fue una de las primeras mujeres que participó en un curso de la artesana alemana Rosmarie Prim, quien se radicó en Concepción al casarse con el artista local Eduardo Meissner. En el centro de madres de Copiulemu, les enseñó la técnica del bordado a las mujeres para que pudieran aumentar sus ingresos. “Probé con varias cosas, pero el bordado resultó ser lo mejor”, cuenta la iniciadora. Hoy en día, las coloridas obras de arte son bien conocidas fuera de Chile y le permiten a unas 40 familias a vivir independientemente, aunque la pobreza aún no ha desaparecido.

Día Mundial de Oración por Chile

Rosmarie Prim y la familia de Norma Ulloa

Rosmarie Prim y la familia de Norma Ulloa en el DMO. Foto: Puertachile/Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *