En Chile

Organizaciones sociales conmemoran “Un año sin reconstrucción”

El pasado sábado 26 de febrero, horas antes de cumplirse un año desde el gran terremoto que afectó a la zona central de Chile, miles de personas acudieron al centro de Concepción en una manifestación pacífica convocada por la Red Construyamos y el Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa. El recorrido del evento contempló una marcha central que partió desde Plaza Perú y un acto cultural en la Plaza Independencia de Concepción. “Un año sin reconstrucción” fue el lema de esta gran conmemoración ciudadana.

A la Plaza Perú convergieron las distintas organizaciones sociales, culturales, ecológicas y políticas de la provincia para participar en un acto ecuménico conmemorativo del duelo del terremoto y luego a marchar de forma pacífica hacia la Plaza Independencia. Allí se expresaron las demandas y problemáticas de los damnificados del Gran Concepción por medio de declaraciones, performances, poesía, danza y la presentación de la cantautora penquista Carolina Frambuesa.

“Por nosotros no se ha hecho nada. Desde ahora seremos los que fijemos la agenda urgente de la reconstrucción como movimiento social y ciudadano, representándonos nosotros mismos, porque hasta ahora ninguno de los gobiernos ha sabido hacerlo”, señalaron los representantes de la Red Construyamos. Su llamado fue a recordar y generar propuestas ante el desamparo que han constatado gracias a las vivencias de las distintas organizaciones que componen el grupo.

Acto ecuménico

El pastor luterano Carlos Caamaño en el acto ecuménico. Foto: Puertachile/Flickr

Las más de 30 organizaciones de la Red, junto a otros grupos de Talca, Constitución, Curicó, San Fernando, Dichato, Talcahuano, Santiago y otras localidades, conformaron en enero pasado el Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa y organizaron numerosas actividades de conmemoración y denuncia para los días 26 y 27 de febrero, planteando las siguientes demandas nacionales:

1. Inmediata reconstrucción de vivienda digna y participativa, con plazo fijado junto a las comunidades.
2. Reconstrucción de servicios públicos de salud y educación, garantizando su carácter público.
3. Freno inmediato al lucro y a la privatización con la reconstrucción.

¿Es éste el país que queremos reconstruir?

A continuación reproducimos algunos de los párrafos más relevantes de la extensa declaración leída en la Plaza Independencia por los representantes de la Red Construyamos:

“Señalamos responsablemente que se cumple un año SIN reconstrucción y que las nuevas autoridades no corrigen los males que han dejado los gobiernos anteriores. Es más, privilegian las ganancias de los grandes empresarios, en la idea sostenida y acrecentada de un mercado cada vez con menos regulaciones… [en] una feroz campaña de enriquecimiento a costa del dolor de millones de personas”.

“Las autoridades han perdido no sólo el sentido y el significado de la representación popular, sino que, además, han perdido toda vergüenza, exhibiendo un vínculo incorrecto y falto de ética entre mercado y Estado. Los que dicen representar la dignidad del país, no tienen moral. Esto queda demostrado escandalosamente en la impunidad y el cinismo con que se ha impuesto la continuidad de la primera autoridad regional, la Intendenta, señora Van Rysselberghe”.

Zanquistas

Dos zanquistas presidieron la marcha. Foto: Puertachile/Flickr

“En definitiva, la catástrofe desnudó los pilares podridos sobre los que está construido nuestro país. Las injusticias se ven más nítidas que nunca. Pero ¿es este el país que queremos reconstruir?”

“Nos dimos cuenta desde los días fatídicos del 27F, que es necesaria y vital la organización, que podemos unirnos al vecino, que la solidaridad es la mayor garantía de seguridad. No estamos dispuestos ni dispuestas a olvidar esa lección. Para ello, luchan los damnificados, y también están los gremios, las organizaciones estudiantiles, los profesionales que defienden la educación y la salud; las organizaciones que se plantean el problema de la vivienda, los sindicatos resistiendo la misma barbarie económica; las instituciones Religiosas que denuncian el carácter anti ético, anti evangélico del modelo. Pero ninguno puede seguir solo/sola”.

“Las prioridades de una vida individualista y consumista están lejos de nuestra felicidad, porque la felicidad se construye con nosotros y nosotras, con nuestros verdaderos sentimientos y profundas esperanzas. Tenemos aún la opción de organizarnos para construir este país de una manera justa y solidaria. Creemos que podemos construir esa Casa grande de todos y de todas”.

Texto completo de la Declaración (PDF)

FOTOS: Un año sin reconstrucción en Puertachile/Flickr

Red Construyamos en Twitter

Red Construyamos en Facebook

Representantes de la Red Construyamos

Representantes de la Red Construyamos dan lectura a la declaración. Foto: Puertachile/Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *