En el extranjero

Iglesias solidarizan con el pueblo “qom”

La Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) solidarizó con representantes de la etnia originaria qom (toba) que realizaron una huelga de hambre durante una semana. Se trató de una medida de protesta ante el violento desalojo de una carretera en la provincia norteña de Formosa, fronteriza con Paraguay. La carretera permanecía ocupada en forma pacífica por miembros de la comunidad qom “La Primavera” desde mediados de año como reclamo por la expropiación de tierras ancestrales, en las cuales el gobierno provincial planea construir el Instituto Nacional Universitario.

El desalojo terminó con la vida de tres personas, dos de ellas indígenas. Según informó Amnistía Internacional, “las casas temporarias que la comunidad indígena había construido junto a la ruta fueron quemadas por la policía. Alrededor de 30 miembros de la comunidad fueron detenidos, entre ellos niños”. El cuadro es aún más indignante, pues “más temprano el mismo día, cinco miembros de familias no indígenas que reclamaban la propiedad de la misma porción de tierra que los indígenas, llegaron portando armas en caballos y acompañados por alrededor de 18 policías. Cuando [el líder de la comunidad qom] Félix Díaz se acercó ellos le dispararon dos veces aunque erraron ambos tiros”. La policía no hizo nada para proteger a los horrorizados qom. Según la comunidad indígena, los oficiales policiales les dijeron “se lo merecen; ustedes se lo buscaron”.

Gabriela Boada, directora ejecutiva interina de Amnistía Internacional Argentina dijo: “Es preocupante cómo se habla de la comunidad de La Primavera. Hace más de 4 meses que los miembros de la Comunidad exigen al Estado acciones claras. No cortan la ruta por placer, lo hacen por desesperación ante la falta de respuestas. Es vergonzoso, los indígenas reclaman pacíficamente por sus derechos negados históricamente, los quieren callar y castigar, se defienden y salen en los diarios como si fueran pendencieros”.

Asimismo, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, denunció que “se trató de aislar a los hermanos de La Primavera, quienes en todo momento fueron objeto de diferentes tipos de presiones por parte de ‘desconocidos’, que tanto de día como de noche, trataron de intimidar, siempre con la indiferencia de la policía que se encontraba permanentemente en la zona, pero nada veía ni escuchaba”. Por ello, Esquivel declara responsable de la tragedia al gobierno provincial de Formosa, el cual “se caracteriza por la violación sistemática y permanente de los derechos que [son reconocidos] por la Constitución Nacional, por las diferentes leyes vigentes (Ley 26.160, de Emergencia Territorial) y por los Tratados Internacionales (Convenio 169 de la OIT)”.

Huelga de hambre

Félix Díaz dando testimonio sobre los motivos de su huelga de hambre. Foto: L. M. Alman.

Tras el violento incidente en la carretera, Félix Díaz y otros integrantes de su pueblo viajaron a Buenos Aires para pedir la intervención del gobierno nacional y garantías de seguridad y justicia para su gente. Ante la ausencia de respuestas y la indiferencia oficial, Díaz inició una huelga de hambre junto a cuatro miembros de su comunidad. Para ello se instalaron en carpas en pleno centro, en una plazoleta ubicada en el cruce de las avenidas 9 de Julio y de Mayo.

Allí acudieron a expresar su solidaridad con el pueblo qom los representantes de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE). Entre ellos se encontraban Esteban González Zugasti (Equipo Menonita del Chaco Argentino), Tito Gutiérrez (Iglesia Evangélica Alianza Menonita) y Luis María Alman Bornes (Iglesia Anabautista Menonita de Buenos Aires). Luego del encuentro con los huelguistas, la FAIE emitió una declaración pública que señala en parte:

“Nos lastima especialmente el hecho de que parte de nuestros pueblos originarios, discriminados, diezmados y empobrecidos por causa de la codicia y la ambición sean, una vez más, quienes han sufrido tal atropello, como se viene repitiendo en los quinientos años de invasión y conquista de sus tierras. No hay futuro para un país que niega su población originaria. Nuestro país, abierto y hospitalario para tantos hombres y mujeres que han venido a sus tierras buscando paz y una nueva vida, no lo puede ser a costa de postergar a sus pueblos originarios y hacerlos víctima de despojo, discriminación y explotación. Por eso instamos a las autoridades provinciales y judiciales que actúen realmente de acuerdo a la justicia… Por nuestra parte, nos comprometemos a seguir con atención estos sucesos para colaborar en aquello que esté a nuestro alcance para que se afirme la reparación histórica y dignificación de los pueblos que primero vivieron en estas tierras por la gracia de Dios”.

El 30 de diciembre, a una semana de iniciada la huelga de hambre, la prensa argentina ha anunciado el levantamiento de la medida tras un acuerdo con funcionarios del gobierno nacional. “No estoy conforme, pero esto es algo para empezar, para estar esperanzados. Nuestra situación es complicada y ha costado mucho llegar al gobierno nacional porque nos han cerrado todas las puertas. Éste es un primer paso”, dijo Félix Díaz en conferencia de prensa.

Blog de Comunidad Qom “La Primavera”

Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE)

De izq. a der.: Esteban González Zugasti (Equipo Menonita), Tito Gutiérrez (Alianza Menonita), Félix Díaz, una hermana de origen salteño y Lisandro Orlov (Iglesia Ev. Luterana Unida). Foto: L. M. Alman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *