En Chile

Declaración sobre la actual crisis carcelaria

Puerta del Rebaño y la Primera iglesia Bautista de Chiguayante han difundido una declaración acerca de la inhumana situación que se vive en las cárceles chilenas y que saltó al tapete de la discusión pública con el espantoso incendio que mató a más de ochenta reclusos.

Texto de la declaración:

Como iglesias que buscamos la justicia de acuerdo con los principios de Jesucristo y trabajamos incansablemente por la restauración total de las vidas de hombres y mujeres por medio del Espíritu Santo y de acuerdo a la plenitud para la cual fueron creadas por Dios Padre, ante la actual crisis carcelaria en nuestro país, consideramos nuestro deber declarar que:

1 Privar de libertad a las personas puede ser una medida de justicia si tiene como propósito la protección de las víctimas y la entrega de oportunidades de rehabilitación a los ofensores; pero es una flagrante injusticia cuando a ella se agrega la privación de derechos humanos ocasionada por el hacinamiento de los reclusos con evidente riesgo para su integridad moral, física y psicológica.

2 Nos parece que el aumento de la delincuencia en las últimas décadas no es espontáneo, sino que obedece a determinadas causas sociales, políticas y económicas. Se ha instalado una cultura individualista y excluyente, donde los seres humanos se ven obligados a competir en condiciones absolutamente desiguales. En esta sociedad que todo lo segmenta según criterios de mercado, los jóvenes en situación de pobreza no tienen oportunidades de realización en sus vidas.

3 Mientras siga existiendo una educación sin equidad, guiada por el lucro, los excluidos no tendrán reales posibilidades de aportar con dignidad a la sociedad.

4 Por lo expuesto, no creemos que la solución sea aumentar el número de cárceles. Mientras no hagamos un esfuerzo como sociedad para abordar el problema desde sus causas, la delincuencia continuará privando de tranquilidad a la ciudadanía.

5 Encerrar a un número cada vez mayor de personas para que “paguen su deuda con la sociedad” sin prepararlas para que tengan alternativas de vida una vez cumplidas sus condenas, nos convierte en una sociedad vengativa y que no busca soluciones ni real justicia.

6 Encerrar a las personas que “molestan a la sociedad” y pretender con ello invisibilizarlas no hace que dejen de ser hijos e hijas de nuestra nación, así como encerrar a un hijo díscolo en la última habitación de la casa no trae verdadera paz a una familia.

-Iglesia Anabautista Menonita “Puerta del Rebaño”, Concepción
-Primera Iglesia Bautista de Chiguayante

Gran Concepción, 23 de diciembre de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *